Blogia
El blog del Santi

A ful, pero sin burn

A ful, pero sin burn

Este es Joe Mantegna. Sale en "El peque se va de marcha", y no le recuerdo de más pelis, pero en el 90% hace de mafioso. Hay un tendero en mi barrio que es clavao clavao.

 

30 de noviembre de 2007

 

Is the Super Boy, super super boy. I come from the islaunds, I go for hiufrein. Todas para mí.

Así cantando se fue el colega Llojans al Marine Club. Bueno, lo iba cantando en su cabeza, porque en realidad nadie pudo oírlo. Además parecía un poco cabreado, porque por unas o por otras los demás habíamos pasado de ir al Marine Club –club al que van los marines cuando salen de currar en la embajada americana-, bien por falta de pasta, bien porque pasaban de marines…

Los demás éramos el Ikem, el Ilyas, el Macflai, el Primus y yo. El Primus es la última adquisición, un esloveno coleguita del Ilyas aunque más joven que nunca desaprovecha una oportunidad de ponerse fino, ponerse del revés. Menudo cejacas.

Nos estábamos pensando lo de ir al Marine Club, o que hacer en su lugar, cuando apreció Alessandra, una de las italianas de clase, a la que solo entendíamos Ilyas y yo, porque pasaba de hablar inglés, y como es maja y además es una piva –no es ningún pivón, pero después de llevar 2 horas y media juntos un grupo de 6 pives, acapara atención- nos entretuvo con sus “porca miseria” “mamma mía” y toda la pesca un rato. Rato que aprovechó el Llojans para pirarse el sólo, al ver que no triunfaba la moción, y yo para convencerles de irnos de “botellón”. Nos fuimos a pillar unas birras al la tienda de Joe Mantegna –o de uno que es clavao- y a beber a los bancos de Bab Tuma. Como había una pancarta de los comus, que se les debía haber olvidado de su mini mani de por la mañana nos pusimos a cantar canciones de comus y hacer el notas hasta que los maderos de la comisaría que estaba enfrente nos dijeron que un poquito de por favor. Acabado el momento musical nos pusimos a charlar de mierdeces. Bueno, yo sobre todo escuchaba, que así aprendo inglés. El Ilyas se la jugó un par de veces diciéndole al Ikem que no era negro, que era marrón, pero como había confianza la sangre no llegó al río. El Primus colaboraba mejorar el ambiente hablando de privar a muerte, mear en la calle y parecerse a Sid Vicious –porque el cabrón se parecía bastante- con su acento esloveno, que queda muy como de pirata de Piratas del Caribe.

Lo único con lo que no contábamos a favor era con el clima. Cada vez estábamos más fríos, ellos más que yo, porque previsor botellonero experimentado como soy me había hecho con un par de Pandas de 10º que activan la calefacción interna, y dan color a la cara.

Según iba pasando el tiempo, viendo el escaso ambiente que había por la calle, que ninguno teníamos pasta para gastar en los clubes (pubs, garitos, vamos, no putis como en Beirut) que es como los llama la gente en el extranjero, o bien queríamos darle un mejor uso, fueron apareciendo los primeros desertores. Había entre nuestras filas gente sin el ánimo (o el alcohol) suficiente en la sangre, para decir de todo corazón “voy a quemar la night, a ful”. El primero en desertar fue el MacFlai, que ya está mayor, con sus 33 tacos tan bien llevados que parece poco mayor que yo, para esos trotes.

En un momento dado, el Ilyas y el Primus (inter pares) chindaron, quedando sólo un triste reducto de juventud. El Ikemifune y yo.

Pues si bien habían acabado con casi todos nosotros, y los oscuros espiritus de la piltra y el costreo avanzaban sin encontrar obstáculos, estábamos decididos a morir con las botas puestas, y la lata de medio litro en la mano.

 

Morir o ver que hacíamos, porque nos entró el hambre, y mirando a lo lejos, encontramos la salvación, la energía que nos apartaría del catre.

Garbanzos.

Garbanzos con yogur –no es yogur exactamente, pero es lo que más se aproxima para explicarlo-, garbanzos con alubias y caldo, crema de garbanzos (homos)… Bien acompañado de guindillas, pepinillos, la cosa morada que sabe a mierda y que nadie se come, y un ambiente acogedor y familiar.

Ah, y calefacción.

Saciados y contentos, nos pedimos unos tés para verlas venir. Lo que más le gusta al estómago, birras infernales de oriente medio de alta graduación, garbanzos y té. Recomendado por 9 de cada 10 médicos declarados culpables en procesos por negligencia.

Y en estas que me llama el Llojans, que seguía en pie, que cuantos resistíamos y dónde andábamos.

Como él andaba en Bab Tuma no tardamos ni 5 minutos en encontrarle.

Yo le saludé, Ikem le saludó y se despidió. No le quedaba más black power por esa noche, y se fue a soñar con Malcom X.

Así pues, el Llojans, con arrojo y valentía de marine, ya que venía de estar rodeado de marines, fue el que tomó la iniciativa y dijo “vamos a por más birra”.

Horror. Joe Mantegna había cerrado. Pero el joven recluta Santi no se rindió. Decidió ser el primero en acordarse –primero y último, éramos dos y el Llojans ni siquiera sabía de la existencia de lo que yo me acordé- de la tienda de la vuelta de la esquina que solo vendía fitis y priva, tarareando a Georgi Dan con un alemán.

Sólo ofertaban Heineken –descartado beber gaseosa-, una broza infecta que era la única cerveza siria, y Ámsterdam 12’3º. Al final iba a volver fino a keli.

La cosa quedó en acabarnos las birras en la calle, “fumando fitis y haciendo ruido”.

Y a las 4, muerto de frío, a planchar la oreja. Oye, al menos, había salido un rato.

 

CURIOSIDADES DE AQUÍ

El Muhabarat puede estar en cualquier parte. No hables de política en los pasillos de la universidad.

 

FRASECILLA PARA PENSAR

“Incurrir en el pecado del silencio cuando se debiera protestar, hace cómplices y cobardes a los hombres”

 Chou en Lai. Otra de chinos, que no paraban los cabrones. En China si a los 30 no tienes una frase para poner en tu lápida, no eres nadie.

 

PD: La basquita es la polla, hoy no he ido a clase porque estaba malo y me han llamado el Llojans y el Ilyas, para ver como estaba y si necesitaba algo. Unos cracks. Se merecen una mención especial. Por lo tanto:

LES MENCIONO ESPECIALMENTE.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Lalo -

Llevate una buena botella de ron a la facultad un dia y muestrales lo que es el "botellon" de verdad!!

Solo asi podran iniciarse en el arte de "quemar la night a full" y cocerse "living la vida loca, sr torrente".
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres