Blogia
El blog del Santi

En el desierto por las noches refresca, de toda la vida

En el desierto por las noches refresca, de toda la vida

No viene al caso, pero es que no me canso. !!Johnny!! !!Johnny!! !!Johnny!! 

15 de noviembre de 2007

Hace fresco aquí. Quién lo iba a decir. Llegó como 2 o 3 días después de que se fueran el Lalo y el Ruwen, y parece ser que para quedarse. Todavía se puede estar un rato en mangar corta a mediodía, pero cada vez un rato más corto. Y va a más. El tema es que según parece, como aquí el verano es mucho más largo, pues tampoco han caido en poner calefacción en las casas. Lo que más me molaba de mi habitación es ahora lo que más me jode; su techo de 4 metros y medio y que sea tan grande hacen imposible que se caliente simplemente con mi presencia y el transcurso de los ratos. Es decir, que tengo un frío de la hostia, desde que anochece, sobre las 5 de la tarde de aquí. Cuando allí todavía están dando el tiempo. No me puedo quitar el forro polar y tengo nariz, manos y pies helados -¿alguno de vosotros se habría traído pantuflas a Siria?-. Cada vez me tienta más la idea cuando voy por la calle de recoger cartones y maderas variadas y hacerme una hoguera en el centro de mi habitación. Lo malo que la viejuna no creo que acabase de verlo claro.

 

Bueno, por otra parte, por contaros un poco mi vida, que de eso va esto, así para que os entretengáis, hoy he hecho el examen final del primer nivel. Primero te hacen escuchar una grabación, que en el caso de hoy iba de una pava que iba con alguien a un hotel y quería una habitación con vistas a la playa y no sé que hostias más. Luego te hacen preguntas para ver si lo has entendido bien, aunque en realidad lo chungo no es empaparse, es acordarse luego. Aún así me lo he safado bastante bien.

La segunda parte empezaba con una carta de John a su novia Rita, que seguía en Inglaterra, contándole donde estudiaba árabe y que hacía por las tardes con su amigo Maher, donde vivía. En fin, la novia debía estar esperando el momento de plantarle los cuernos, porque la carta era un tostón y además el cabrón de su novio la escribía en árabe, lengua de la que dudo que Rita, inglesa de las de toda la vida, tuviese ni puta idea. Además en ningún momento le dice que la quiere ni que la echa de menos ni nada de eso, solo le da la brasa con aburridas actividades cotidianas nada diferentes a las que tendría si se hubiera ido a estudiar por ejemplo a Burgos, o a Manchester.

Después de leerte la carta tenías que responder alguna absurda pregunta al respecto, y un par de hojas después ya te hacían alguna que otra pregunta a ver si sabías árabe. También me lo he grindao.

 

Para acabar, escribir un texto de unas 6 líneas sobre un colega. Lo he hecho sobre el Majoni, aparte de por ser mi muy mejor amigo porque es castaño y con los ojos marrones, y no me acuerdo de cómo se dice rubio o moreno, u ojos verdes o azules.

Y un dictado, así en plan de los de 3º de primaria, pero teniendo que cuidar la ortografía en árabe.

En fin, ya he dejado pagado el segundo curso, no suspendo ni de coña.

 

 

Acabo de releer lo escrito, y como suspenda voy a quedar mal, pero mal mal.

Bueno, que divago. Después de eso hemos dejado que el Andreas, el austriaco, que resulta que está casado con una palestina y va a ser padre dentro de dos semanas –es más majo que las pesetas, si fuese mujer yo también le querría como marido y padre de mis hijos, además es un buen partido, gana buenos dineros y puede que tenga tierras en Austria- nos llevase a comer a un sitio relativamente lujoso, en el cual me he puesto del revés, gastándome lo mismo que suelo gastar en comer diez días -6 pavos-, pero un día es un día, había que celebrar.

 

Por otra parte el domingo me voy a Beirut con el MacFlai, el Johannes (el alemán strange) y el Ikemifuna si se decide, que anda rayado con la pasta. Si alguien lee esto hoy mismo que me recuerde que tengo que buscar alojamiento barato en Beirut.

También pretendemos ver alguna ciudad de estás fenicias, de las que salen en el Civilization II, Tiro, Sidón (donde mejor no folles sin condón –añadir chiste sobre el Ion-), Biblos (dónde nació el primer bibliotecario)…

 

Y bueno, quería contar más cosas, pero no doy para retener más de dos asuntos, se me van olvidando según pasan los segundos.

 

CURIOSIDADES CULTURALES

Los taxistas son una raza. Son igual de cabrones los sirios que los españoles que los ingleses que los bolivianos… Quizá en Jordania se salve alguno, pero vamos.

 

FRASECILLA PARA PENSAR

“…¿De qué color es la piel de Dios?

Roja negra blanca amarilla es…”

De una canción de misa, titulada “¿De qué color es la piel de Dios?”

La música la compusieron los Lunnis, la letra se cree que es de Leonardo Dantés, aunque nadie ha logrado que el mismo lo confirme.

 

No en serio, tiene mensaje.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres