Blogia
El blog del Santi

Otra vez aquí con un puñado de letras guarras

Otra vez aquí con un puñado de letras guarras

No podía no poner esta foto. 

 

10 de octubre de 2007

 

Perdón por el abandono. No estaba. Bueno, estaba, pero en muchos sitios, y nunca aquí sentado disfrutando de un rato muerto para narraros mis aventurillas. Estaba en el desierto. En realidad, cuando sales de Damasco siempre estás en el desierto, y yo he estado en muchos sitios en el desierto. Se acercaron por aquí Jorge, Rian y Álvaro, y la ciudad se les quedó pequeña en tres días, tres días de agradable costreo recorriendo la medina, tirados fumando fitis y bebiendo zumos en el patio de la mezquita, viendo  canales musicales en la tele de la habitación de su pensión, la misma que fue la mía cuando llegué aquí.

Y como Gulliver o Willy Fogg, nos pusimos las pilas y nos olvidamos de donde quedaba el botón de OFF. Un día a Palmira, 500 km. entre ida y vuelta, al siguiente a Malula, en una tarde, 120 km. Sin día de descanso alguno, otro madrugón y ver que tal pasaban el crack los gitanos (o a ver el castillo de Crac de los Caballeros, entiéndase como se quiera) lo que nos supuso cambiar 7 veces de vehículo para recorrer unos 600 km. ese día. Tras llegar molidos, a casa a descansar para levantarnos muy temprano y ver como llegábamos a Jordania. 200 km. y un paso fronterizo después, el taxi que creíamos nos iba a dejar en Petra, nos soltó en Ammán, ya os contaré con más detalle poco a poco. De ahí, jugándonos la vida en un minibús conducido por un loco conseguimos plantarnos en Wadi Musa (la ciudad de verdad, habitada, al lado de Petra) antes del anochecer. Cenar y maldormir en la pensión Cleopetra unas 6 horas fue toda la preparación para recorrer las ruinas de Petra en sólo 6 horas. Tratamos de volver a Damasco ese mismo día, pero tocó dormir en Ammán, ciudad en la que la amabilidad de sus habitantes solo es comparable con la contaminación atmosférica que terminó por destruir nuestra salud ya maltrecha por el cansancio. Otras 5 horas de sueño, y vuelta a Damasco. Ayer pasé el día en la cama recuperándome.

 

Sólo deciros que ya he vuelto, estos días iré desglosando con detalle las no pocas venturas y desventuras de este nuestro periplo a la japonesa.

 

Ah, e inauguro una sección, recordadme que la incluya cada día en mi post si se me olvida. Se llamará

                        LA FRASECILLA PA’ PENSAR (aunque no venga a cuento del tema del día)

 

“Quien renuncia a su libertad a cambio de un poco de seguridad, no merece ninguna de las dos cosas”

By “Un notillas que pensaba, luego lo escribía, y lo que es más, la gente lo leía*”. Se hizo famoso, aunque no me acuerdo de quien coño era.

 

*No como este blog

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Rian -

Para los que quiera ilustrarse un poco más gráficamente: http://picasaweb.google.es/adrianadelteso/SiriaJordania2007
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres