Blogia
El blog del Santi

¿Y cómo lo titulo hoy?

12 de noviembre de 2007

 

Ya, me lo tomo con calma. Es que aquí voy a clase y hago más cosas, no es como en Tánger que tenía todo el día para escribir.

 

13 de noviembre de 2007

Y aquí además huevoneo, que ayer lo dejé a medias.

Lo que pasa es que ahora vengo más animadete. He ido a comer con el Ikemifune a casa de Ilyas –al que al principio llamaba griego mezquino-, que ahora sólo me parece un poco quejica a veces. Me llevo bastante bien con él, se nos nota que somos mediterráneos, tenemos mazo de cosas en común con los griegos. Gastronomía, palabras, la siesta, la manera de tomarse las cosas, la de tratar a la gente…

Una ensaladita de rúcula y lechuga con queso, un poco de pasta con salsa de una carne y esa misma carne… No se cuida mal el Ilyas. Y a mí me ha venido bien cambiar la dieta de cebolla y pimientos+ algo que vengo manteniendo estrictamente desde hace un tiempo –es lo más barato-.

He llegado a casa pensando en darlo todo con el árabe, y estudiar a saco, y me he dado cuenta de que ya había hecho los deberes en clase (que vale, tampoco es que sean una jartá) y el derecho financiero y tributario…uf, ni a mi peor enemigo.

 

Damasco, por cierto, el sitio, la ciudad en el que estoy y de la que apenas hablo, ha ido cambiando desde mi llegada, en la segunda mitad de septiembre y en pleno ramadán. Treinta y cinco grados casi todos los días, muy pocos restaurantes abiertos de día, niños de dos años paseando por calles atestadas a la 1 y media de la madrugada…

Cosa del pasado. Ahora a las cinco de la tarde ya es noche cerrada, no me quito el forro polar más que a medio día, y a las 10 ya está casi todo cerrado, menos algunos ultramarinos y las tiendas de priva y fitis, en las que no venden más que priva y fitis, y que abren sobre esas horas.

Después de comer, si como a hora española puedo ver atardecer en la sobremesa, pero eso sí, por más que madrugue es de día cuando me levanto.

 

Con el árabe, no puedo quejarme. Ya puedo mantener conversaciones cortas, manejo unos cuantos verbos en pasado presente y futuro, y hacemos ejercicios guapos de charla en clase. El otro día sin ir más lejos por grupos teníamos que crear un restaurante (el mío se llamaba “La lluvia caliente del aeropuerto”, que así dicho no tiene gracia, pero en árabe lluvia, caliente y aeropuerto son palabras muy muy parecidas), y tuve que hacer de cliente del Ilyas y el Macflai que tenían otro, pero ellos más que árabe practicaron decirme “fuck you, ask for normal things”, o “fucking spanish follow the book” , porque me entusiasme al darme cuenta de que sabia decir en árabe “chuletón de medio kilo”, “café CON cerveza” y “arroz con leche”, que evidentemente no estaban en su menú.

Vamos, que cuando queremos nos lo pasamos como enanos. Por cierto, un crack el Ilyas, todo un espíritu joven a sus 41 tacos, que se junta con el Ikem y conmigo.

 

 

Y venga, como me pidió el Lalo (por cierto Lalo, como hago para decirle a mi capitán que se haga pirata en el Patrician, que no me deja dar al botón de “Pirata”, sólo al de “Despedir capitán”) voy a empezar yo a relatar nuestras aventurillas por aquí.

 

 

EL VIAJE DE ESTOS: EPISODIO 1- LA AMENAZA APESTOSA

Ésta vez les hice a ellos pillarse el taxi desde el aeropuerto y les recogí en Bab Tuma, que era tontería gastarme 9 pavos que cuesta yendo a buscarles con lo fácil que era darles instrucciones. Una vez les recogí ayer fuimos camino a la ya mítica pensión Abi Al Fidaa, parando a comer un chawarma al lado de la mezquita de camino.

Subimos y les dije que una habitación para dos. Me dijeron que no tenían, pero que su misterioso amiguillo el viejuno canijo del bigote nos llevaría a una pensión amiga en la que tendrían hueco. Por el camino me contó que era kurdo y que del árabe se empapaba, pero hablarlo lo justo.

En la calle de la pensión empezamos a hacernos una idea de porqué esa tenía habitaciones. Era un callejón lleno de basura y gatos comiendo basura, transversal a una gran calle llena de basura, con una de las pocas pescaderías de Damasco expulsando su fétido olor a pescado poco fresco de Damasco.

Subimos las escaleras del bloque hasta el tercer piso, donde se encontraba la recepción de la pensión, en la que trabajadores y afines nos recibieron con un caluroso apretón de manos. Después nos subieron otros dos pisos hasta aquél en el que se encontraba la habitación, la puerta número 13, al lado de la puerta de una pestilente letrina.

Según abrió la puerta, mazo de cucarachas corrieron a refugiarse debajo y dentro de un pequeño frigorífico que llevaba al menos meses desenchufados. Por el momento preferimos no abrirlo. El jefe se fue con los pasaportes de estos para el “check-in”.

Efectivamente en esa pensión había habitación. Y en esa habitación había cucarachas, pestilencia, un hueco en la pared lleno de mierda haciendo las veces de armario, tres camastros con sábanas que podían llevar ahí meses, y del baño mejor no hablar.

Al rato volvió el jefe con los pasaportes, y con ganas de cobrarnos. Diez dólares dijo.
Me indigné y empecé a decirle que ni de palo, que qué abuso era ése, que ni por asomo, que… Un momento men, ¿cuánto son 10 dolares?

500 libras me dijo, por los dos. El precio normal de las pensiones baratas, aunque la putrefacción no era la normal de las demás pensiones baratas, pero oye.

Estos me dijeron que por una noche no pasaba nada y que a la mañana siguiente irían temprano a Abi Al Fidaa donde nos habían dicho que ya tendrían hueco antes de darse un paseo por Damasco y venir a buscarme a la uni.

Unas aguas, unos fitis, un paseo por las zonas cercanas y hasta el día siguiente.

 

 

CURIOSIDADES CULTURALES

Pues son muchas no sé si os lo he comentado. Se nota que son de una cultura diferente.

Vale, que hoy no me apetece rellenar aquí.

 

FRASECILLA PARA PENSAR

“Dios no tiene la culpa de nada blablabla….blablabla la culpa es del “Factor Dios””

José Saramago, charlatán. Ahora dan un novel a cualquiera. Vamos, que tiene más razón que un santo, pero lo que dice se le ocurre a cualquiera.

 

Si estáis interesados buscad en google su artículo “El factor Dios”, supongo que bastará poner “saramago factor dios”.

El otro día intente empezarme “El Evangelio según Jesucristo”, pero a las 9 páginas ya estaba hasta la polla de él. La frasecilla para pensar es a ver si os manipulo para que pensando pensando penséis en lo gilipollas , y lo brasas que es Saramago.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Lalo -

Cuando llegamos a la primera pension yo flipé un huevo viendo como te entendias con los notas,pensé joder si solo dicen "marhahgalahaafahalamah..." constantemente. Despues de estar ya unos dias y que nos enseñaras a decir las 4 cosas basicas que nos iban a hacer falta ya ,quieras que no,reconocia algunas movidas o al menos podia interpretar un poco la intencion del hablante, pero asi recien llegao pues flipas!

La pensión donde dormimos esa primera noche, una gena, de hecho algun notis intentó entrar en la habitacion persistentemente, cosa que jamás iba a conseguir porque teniamos la llave metida en la cerradura por dentro,pero el cabrón ni siquiera contestaba cuando le gritabamos ¡jodeer!, al poco rato desistió y pudimos sobar tranquilamente el resto de la noche (eso si deseando con todas nuestras ganas que las cucarachas no salieran del frigorifico del que habian hecho su morada).
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Diego -

Pues sí, yo también empecé el evangelio según jesucristo, menudo brasas.

ruwen -

Pues sí había cucarachas, pero la amenaza más apestosa eran los putos mosquitos que con el calor de Damasco todavía seguían por ahí...
Respecto a lo de Saramago, yo me he leído un par de libros y estaban bastante entretenidos, "Ensayo sobre la ceguera" es uno, estaba guapito.
A cuidarse.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres