Blogia
El blog del Santi

De aquí para allá

De aquí para allá

Estación de trenes de Haydarpasa vista desde el barquichuelo-bus.

 

15 de septiembre de 2007

 

Bueno, hoy con más tiempo y más ganas, pa' que os entretengáis, os voy a contar mis venturas y desventuras en estos dos días que llevo ya perdido por los mundos de dios.

 

Os dejé despidiéndome en Barajas y luego todo fue palabreo sentimental, porque tenía demasiado recientes esas horas de incertidumbre y costreo.

 

Llegué a Suiza bien entrada la noche y me puse a correr no fuera a perder el siguiente vuelo, que tenía poco tiempo y ya iba con retraso de Madrid. Me pararon mis ansias en el siguiente control de equipaje: saca el ordena, vaciate los bolsillos, pasalo todo por los rayos X, vuelve a llenarte los bolsillos, tirate 10 minutos intentando hacer que el ordena entre en el macuto otra vez. Eso sí, en Suiza el control en vez de hacerlo 3 seguratas acabaos y un guardia civil entre rancio y pachón lo hacen 4 macizas de paisano, muy amables y muy sonrientes. Que te dan ganas de ser sospechoso y te desnuden a ver si llevas algo.

Consigo llegar al embarque y mi suerte no falla, ese vuelo se ha retrasado algo más, así que aproveché para comprarme algo de cenilla.

 

Tengo que haceros una confesión. Iba con prisas, estaba nervioso, no me apetecía pensar; pero no hay excusa para que te la trame un suizo. Me cobró 10 pavos por unas mierdas que costaban 14 francos suizos, y 14 francos suizos son 8 pavos y medio. Muy majos los suizos, pero siempre me acordaré de ti, G. Jimmy, te arrepentirás de haber llevado esa chapita de empleado con tu nombre, descubriré donde vives y a que colegio van tus hijos.

 

Otro vuelo costroso, este sin dormir, y llego al aeropuerto secundario de Estambul, lo que tiene el mundo de Easyjet. Venga, va, ahora al Orient Hostel, que tengo reservado allí. Un momento... ¿Dónde coño está el Orient Hostel? Caigo en lo bueno que habría sido traerme la dirección anotada en algún lado, porque no sé ni por donde cae. Con otro golpe de suerte entro en un bule y por 3 pavos me lleva al centro, a la plaza Taksim, que no sé si se llamará así porque paran muchos taksis. Me decido a hablar con uno y para variar (estoy empezando a darme cuenta), le pasa lo mismo que a casi todos los que se supone que deberían saber un poco de inglés; no sabe nada de inglés, sabe árabe. Intento indicárselo en árabe, que me doy cuenta que hablo más de lo que creía. Pero también me doy cuenta de que lo que sigo sin saber es donde coño esta el Orient Hostel, y el tampoco parece saberlo.

Me meto en un café abierto a las 4:30 de la mañana y me tomo un café (lo propio), mientras investigo en mi carpeta como se dice mezquita y azul en árabe. Muy bien, Santi. Salgo para decirselo a un taxista, pero como resulta que habla inglés y sabe donde está el Orient Hostel me como con patatas lo de saberlo.

 

Llegué, vi y dormí. Y a la mañana siguiente paseito, esta ciudad es la polla. Me compro una mochila y cambio más pasta y a buscar la estación de Haydarpasa, la del lado asiático. Tras media hora andando y otra media de barco consigo llegar solo para enterarme de que Damasco en turco se dice Sam y de que el tren del domingo está lleno y que o me espero al 23 o no cato. Conocí a dos muchachos, soldados de permiso, y me hice colega del que no habla inglés. Me invitó a un fiti y lo único que nos entendimos es que una que entró por delante nuestro tenía unas berzazas que joder. Me preguntó si me había fijado por el método gestual de ponerse las manos delante del pecho, y yo le contesté por el método gestual de agitar la mano diciendo: como pa` no haberse fijao.

 

En fin, al albergue y a tostarla, hasta que llega la japo maciza y me da la chapa un rato con el árabe que ha estudiado. Cenita, lectura, y a la piltra.

 

Hoy la aventura más resumida de ir a por el billete de autobús. 45 minutos de tranvía, 15 de metro, billete de bule de 38 pavos pagados por sufrir 26 horas en un puto autobús, y 20 minutos de metro y 90 de tranvía, que se habia retrasado por vete a saber qué y se ha llenado tanto que casi ha habido hostias, lástima que no me haya dado tiempo a sacar la cámara.

 

Después he dormido lo que tenía atrasado y ahora os estoy tostando. A ver si cojo el ritmo y va mejorando la calidad de cómo os lo cuento. Un abrazo payos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

mR. tALIER -

Bueno loco sigue en tu linea escribiendo todos los días. Si realmente son 28 horas de bus supongo que o seguiras en el o estaras tan hasta la polla de haber estado en el que hoy no tendrás ganas de escribir. Espero que lo pases bien en Siria ya que no te fui a despedir con palabras sentimentaloides jeje, pero te regalé una elegante corbata. Asi que nada traete a la japo en una maleta y después ya vemos que hacemos con ella. Venga B.C.L.L.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres