Blogia
El blog del Santi

Aventurillas one: Lo más ruter del mundo de lo oi!

Pongo el Winamp. Musiquei del Amine, en concreto una maqueta de un grupo sevillano, estilo los Delinqüentes pero en bueno, con un toque así más Ska. Una mariposa bate las alas en Pekín, un chino lo mira, se pone a pensar y decide actuar. Ese chino es Mao, teoría del caos, mariposas que provocan guerras, y además, hoy 26 de Febrero de 2006 en Tánger hace sol en vez de llover. Veremos esta tarde. Seguramente llueva como todas. Lo veré desde el Café Metropol, mientras Ixam me explica lo que Ahmed ayer no pudo y me presenta a su mujer (prometida, novia, no sé, Ixam tampoco se expresa muy bien en castellano, ni en francés, y yo el árabe digamos que lo cato para pedir un café o un cuenco de besha). Me van a tostar. Me van a tostar mazo. Se han peleado con Azedin y Amine. Todo parece que empezó cuando Ixam nos invitó a comer a la casa que le había dejado un español para que no durmiese en la calle o en mi sofá. Ahmed nos pasaba a recoger y luego debía ir a por Azedin y Amine, pero no fue a por ellos, y a ellos les sentó mal. Desde entonces no se hablan. A veces han coincidido aquí en mi casa, y la situación ha sido cuanto menos tensa. Si me siguen tostando con sus movidas les voy a mandar a tomar por culo. A Ahmed e Ixam les conocí cuando estuve aquí en diciembre. Ahmed es alto y largo y el Ixam bajito y cuadrado. Los dos visten siempre de lo más elegante, el Ahmed porque parece ser que tiene pasta. Llleva siempre un movil muy guapo, unas buenas gafas de Sol....El Ixam en cambio es todo un hidalgo. Siempre igual de elegante o casi, pero sin un duro, siempre con la misma camisa a rayas, lavada casi a diario a mano y con esfuerzo. Cuando volví a la ciudad hace ahora dos semanas les encontré sentados como siempre por la mañana en el café Metropol, muertos de sueño por haber pasado la noche de fiesta. Estaban con Azedin y Amine. Me los presentaron. Azedin es un joven, que dice tener 22 años, aunque ayer Amine me contó en secreto que tiene 18 y se flipa. Es casi un niño(vamos, yo soy poco mayor, y puedo ser casi un niño también, pero eso no quita que el lo sea) que tiene a su madre y a sus hermanos pequeños en Alemania. El no pudo acogerse a la reagrupación familiar porque cumplió los 16 y se quedó sin catar. Ahora sólo sueña con llegar a Europa, pero sólo le vale hacerlo por su propio trabajo. Mientras tanto vive en la casa de su abuelo, un viejo rifeño que trabajó de ingeniero en una empresa ¿española? y ahora goza de una estupenda jubilación que le permite tener 3 casas en distintas ciudades de Marruecos. Una en Tánger, otra en Fez y otra en Alhucemas. Como casi nunca está en Tánger Azedin vive de fiesta y de vez en cuando trabaja de segurata o de puerta. Así conoció a Ahmed, viajando durante 8 meses con el mafioso Circo Bellucci por todo Marruecos. Eran muy amigos según me dijo, habían compartido el pan, el bueno y el malo, y ahora Ahmed se va con Ixam a otras movidas. Todo parece ser que empezó por Amine, que había compartido también el pan, también el bueno y el malo con Ixam, durmiendo juntos en la calle o en mi keli, invitando a café el que pudiera, y cuando Ixam consiguió una casa se olvidó de él, o al menos eso es lo que sé a día de hoy, aunque seguramente cambie esta tarde cuando Ahmed e Ixam me cuenten su versión. Por si sus movidas fueran pocas, apareció Amanda. Ayer la despedí en el puerto cuando se iba con Elena, Ruwen y Carlos. Ahmed estaba allí, gracias a su pase de segurata. Cuando volvía hacia la ciudad con él, me preguntó si Amanda tenía novio. Le dije que no lo sabía, y era verdad, no lo sabía. Nada me había comentado en la semana que pasó aquí, pero se pasaba el día escribiendo y leyendo mensajes en el móvil, no sé a quien, tampoco me quiero yo entrometer en los asuntos que no son míos, que ya me entrometen demasiado los moruelos estos sin que yo se lo haya pedido. Ahmed me preguntó eso porque se había enamorado, y quería tirarle los tejos por internet. Ahmed es alto y largo, como Julito, y a lo mejor es que los altos y largos se enamoran de Amanda al menos una vez en la vida. Los medianos y anchos será que estamos inmunizados, simplemente queda la intriga de si nos habríamos enamorado de haberla conocido más. Quién sabe, vaivenes de la vida. Tiempo después Ahmed me preguntó preocupado si Azedin, que también es alto y largo, tenía la dirección de correo de Amanda. Claro que la tenía, tiene la de todos los que vinieron a Tánger. Ha causado furor en general y problemas a Santi la niña (cuando lo leas, que también a ti te lo mandaré, Amanda, no lo tomes como un reproche, Alá me libre de andar reprochando nada a quien nada ha hecho). Y quizás yo problemas a ella. Cuando Ahmed me preguntó si le podía escribir declarándose y con sus maravillosas frases románticas aprendidas en un manual de bolsillo Árabe-Español le dije que sí, que era totalmente libre de hacerlo. Yo no soy el padre ni el marido ni el dueño de Amanda, que Ahmed haga lo que quiera, ya ella decidirá por si misma, que es mayorcita, lo que le dice a Ahmed. Voy a mirar los garbanzos que he dejado hirviendo para que me sirvan de alimento 3 días con un poco de verdura, y a mirar a Ta rifa desde mi balcón un rato (lo da todo ¿eh?). Los garbanzos aún están duros y en el balcón hace un frío de pelotas. Mirar a Tarifa no da para mucho, es una mancha blanca al pie de las montañas de la costa de Cádiz, así que a los pocos segundos estoy como siempre mirando a las nubes (parece que se están dispersano, a lo mejor esta tarde no llueve, o no llueve mucho) y a la gente que pasa por la calle. Siempre hay mucha gente paseando por la calle, aquí nadie trabaja, los que tienen ganas de trabajar están ya en Europa o buscando el modo de llegar. Vale que hoy es domingo, pero la única diferencia es que hay más gente jugando al futbol en la playa, y la mayoría son niños, que entre semana al menos van al colegio, y por eso en la playa juegan los jóvenes desocupados. Las discotecas a pie de playa de la acera de enfrente están cerradas ahora, y la gente se sienta a tomar el Sol en sus azoteas, que están a pie de calle. Un poco lo mismo de siempre en esta zona del Boulevard Mohammed VI. Vuelvo a entrar y veo en Euronews un escote que deja entrever unas enormes berzas de una actriz asiática. Cosas del festival de cine de Bangkok. Me doy cuenta de que me la pela, bajo el volumen y pongo Gnawa Difussion, grupo argelino que está bastante guapo. Es mi primera mañana sólo en Tánger y quizá por eso todo parece más melancólico. Si hasta el momento no he escrito nada gracioso es porque no me ha salido de dentro. Y San Seacabó, patrón de dejarse de hostias.

Tarde:
Quedé con Ahmed e Ixam en el café. Ahmed estaba hablando con un madero que estaba fuera de horario de trabajo, coleguilla de su hermano supongo. Al rato apareció Ixam con su amiga la malagueña (novia, mujer, lo que fuera) y su madre. Ella un poco entrada en carnes, pivón en los cánones de aquí, bastante guapa de cara y muy maja. Su vieja, la típica viejuna, hasta la polla de andar todo el día y quejándose del frío que hace para ser esto África. El Ixam me cuenta consternado que ha tenido que dejar la keli en la que estaba acogido porque el español que se la había dejado era un gran gaylo, y el no se podía dejar dar por culo estando su mujer en la ciudad (no sé si sólo por eso o porque tampoco hacía mucho frío en la calle, no suficiente como para ser peor que perder la virginidad anal). Le digo que muy bien, y me marcho con la excusa -triste pero real- de que se me queman los garbanzos.
Al llegar a casa ya se habían quemado los garbanzos. A joderse, cebolla y pimiento, la cena de los campeones. Lo he dejado hirviendo hasta que ha muerto la bombona de butano. Fumando espero al casero marroquero, le pago otros 15 días y aclaro lo de la obra.Con la bombona de butano en un hombro y el portatil en una bolsa llego aquí al ciber para enviarlo y pescao vendido. A ver si el próximo relato es más novelesco, pero ahora mi tiempo es dirhams y esto es lo que hay. Pescao vendido
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres